diciembre 11, 2023
CUÍDATE

Una mala forma de pisar puede originar lesiones en estructuras articulares como las rodillas o la cadera

Los pies son nuestro único punto de apoyo contra el suelo. La forma de apoyar el pie va a tener un efecto directo sobre otras estructuras musculares y articulares de nuestro cuerpo. Una mala forma de pisar puede generar molestias y lesiones en el propio pie (como las metatarsalgias o las fascitis plantares). Pero también puede ser la causa de lesiones en otras estructuras articulares como las rodillas o la cadera. También hay una relación directa entre la forma de apoyar el pie contra el suelo y los músculos de la pierna (tendón de Aquiles, gemelos, sóleo o isquiotibiales).

4Tal y como indica uno de los directores de la Unidad de Podología y Biomecánica de la Marcha de Olympia, doctor José Víctor Alfaro, podólogo especialista en biomecánica del miembro inferior y responsable en este campo del Real Madrid y colaborador del Comité Olímpico y Paralímpico, en la planta del pie hay una banda elástica que denominamos la fascia plantar. 

Va desde el hueso del talón (el calcáneo) hasta las cabezas metatarsales (la zona de antes de los dedos). Esa estructura se tensa en cada paso que damos y a su vez funciona como un “acumulador de energía” que ayuda a impulsarnos en cada paso. “Cuando la forma de pisar o la forma de nuestro pie no es correcta, se puede generar un aumento de tensión en esa estructura que da lugar a una de las patologías más frecuentes que vemos en la consulta, la fascitis plantar (que suele cursar con dolores en el talón)”. 

Este especialista en cuidar la pisada de todo tipo de personas y de deportistas, atendiendo a las necesidades particulares de cada uno de ellos, advierte que nuestros pies van a soportar entre 2 y 4 veces nuestro peso en cada paso que damos. “En los deportistas aún es más importante, si cabe, el cuidado de la pisada, ya que se trata de un gesto que se va a realizar miles de veces”.

Posts relacionados