Imprimir esta página

Ser o no ser

Cuando Juan Echanove pisa un escenario es necesario ver su trabajo, pero cuando encima dirige la obra, se convierte en una obra imprescindible.

Fotos cedidas por Ángel Galán Coomunicación

ser2Varsovia, agosto de 1939. La Compañía teatral del matrimonio Tura se instala en un teatro para ensayar ¡Gestapo!, una obra que satiriza la amenaza mundial que suponen Hitler y el nazismo.  A la vez, representan Hamlet, cuyo verso “Ser o no ser” será la clave de un affaire extraconyugal.

Pero los problemas se les multiplicarán en todos los órdenes: las autoridades polacas prohíben estrenar ¡Gestapo! para evitar represalias de Hitler; lo que no impedirá que Alemania invada Polonia. Con el teatro semidestruido por los bombardeos como centro de operaciones, los actores de la Compañía tendrán que ingeniar una doble trama teatral, de guardarropía y suplantación, para desactivar la entrega de un documento que acabaría con la Resistencia y para huir de Polonia a Inglaterra, tierra de Shakespeare. Esto supone que sean ellos mismos quienes, en un alarde interpretativo, se hagan pasar por nazis. En medio de esta peripecia, los Tura tendrán que solventar la irrupción en su matrimonio de un joven aviador de la R.A.F., que ha convertido su vida conyugal en un vaudeville.

Ser o no ser es una de las grandes comedias del siglo XX. Originalmente, fue una película dirigida por el maestro Ernst Lubitsch y estrenada en 1942, por United Artists, en plena Segunda Guerra Mundial y apogeo del nazismo, lo cual subraya el valor moral y comediográfico de su argumento e intenciones: demostrar la fuerza y resistencia del teatro para desarmar la mentira y el horror; en este caso del fascismo nazi, y hacerlo a través del poder disolvente de la mejor comedia.

Ser o no ser trata del teatro y de los cómicos. Y ha sido objeto, en los últimos años, de varias producciones escénicas en diversos países. El resultado es un artefacto teatral hilarante y trepidante, repleto de diálogos brillantes, giros argumentales sorprendentes y una gran complicidad con el espectador.

Teatro La Latina.
Plaza de la Cebada nº2.Madrid
Desde el 17 de marzo al 26 de junio

Comparte!