Sueños de un seductor Destacado

|  
(0 votos)

Es una de las obras de teatro de Woody Allen que más éxito ha tenido tanto en el teatro como luego en su adaptación cinematográfica en 1975, protagonizada por el propio Allen.

suenos2Fotos cedidas por Teatro Lara

En esta obra de nuevo Woody Allen critica las relaciones entre los hombres y las mujeres. Ellas son como les han dicho que tienen que ser para resultar seductoras; ellos hacen lo propio, y, al final, nadie se entiende, nadie se entera de nada, nadie se gusta. Todos terminan solos.
Allan Fix es un neurótico e hipocondríaco, recién llegado a la cuarentena, al que abandona su mujer, Nancy, con la excusa de que a su matrimonio le faltan risas y le sobran películas - literalmente - ya que él es un crítico de cine, obsesionado con Casablanca. Allan, desecho, recibe la ayuda emocional de su mejor amigo y de la esposa de éste, Linda. En el intento de que Allan olvide a Nancy, Linda se propone buscarle una nueva pareja, pero parece imposible, porque ninguna mujer se siente atraída por él... Puede ser que no les guste que intente parecerse a Bogart, puede ser que no les guste que sea un patoso; o puede ser que no les guste que sea bajito, pero el hecho es que nadie se fija en Allan... ¿Nadie? ¿Seguro? ¿Nadie de verdad?
En Sueños de un seductor, los dos protagonistas, Allan y Linda, son dos seres dependientes, frágiles, que se comunican con el mundo a través de la ingesta constante de pastillas de todos los tipos y colores. Las emociones son dolorosas y hay que ahogarlas. Se trata de una generación acomodada, éticamente comprometida, pero económicamente aburguesada, que depende de su psicoanalista.

Teatro Lara
c/ Corredera Baja de San Pablo 15. Madrid
Del 17 de julio al 29 de agosto

 

(C) 2012 Monev Software LLC / komandog.com.              Sensación es Propiedad de Diálogo Diez S.L. Aviso legal